jueves, 18 de diciembre de 2014

Middle Age Freak: Gracias por el pavo, el viernes negro y por todo el pescado.


Por primera vez en mi vida y para el próximo jueves, me han invitado cordialmente a una cena de Acción de Gracias, con todas las de la ley; pavo, salsa de arándanos, pastel de calabaza y bajo el propósito principal de agradecer las bendiciones recibidas durante el año... Especialmente el pastel de calabaza.

El Día de Acción de Gracias (Thanksgiving), junto con la Navidad, el Año Nuevo, el Cuatro de Julio y otras fechas más, forma parte de los principales días feriados de E. U. Con motivo de celebrar la primera cena entre nativos americanos y peregrinos, en Plymouth, Massachusetts, y estandarizada como fiesta oficial por los presidentes Lincoln y Roosevelt, El Día de Acción de Gracias es la fiesta estadounidense que más curiosidad me despierta.



En una ocasión, durante un juego en línea, leí los comentarios de un usuario que firma como Dominek Vargas. Parafraseando, dice más o menos así: El Día de Acción de Gracias tiene la unión familiar de la Navidad, sin el estrés de los regalos; el patriotismo del Cuatro de Julio, sin tener que recoger la basura que deja la función de fuegos artificiales; es un fin de semana de cuatro días, un desfile con enormes globos y fútbol americano.


Por celebrarse en el cuarto jueves de noviembre, esta festividad marca oficialmente el inicio de la temporada decembrina y da pie, al día siguiente, para las compras adelantadas de Navidad. Este es el afamado Viernes Negro (Black Friday), término que difícilmente pude precisarse su origen. Unos lo relacionan con la crisis financiera que sufrió E. U. en 1869. Para otros es un código entre patrulleros o taxistas de las grandes ciudades, refiriéndose al pesado tráfico que se forma ese día. Para los contadores es un evento donde las ventas de los negocios presentan, por primera vez, sus ventas en un sano color negro. En el Viernes Negro usualmente no se trabaja o se labora medio día, y las tiendas abren hasta la madrugada del sábado, ofreciendo significativos descuentos en sus mercancías.


En México trató de emularse esta práctica, mediante el tan publicitado Buen Fin, con ambiguos resultados. Dicha iniciativa, buena en sus intenciones, pero triste en su ejecución, nos dio un ligero vistazo a la experiencia del Viernes Negro, empezando desde el jueves 17 de noviembre, con los empleados (especialmente en instituciones del gobierno) esperando desesperados el prometido adelanto de su sueldo, para aprovecharlo en dicho fin de semana. En la mayoría de los casos recibieron el mencionado adelanto el viernes en la tarde, en forma de cheque y tras el cierre de los bancos.


Tras esto siguió un viernes y sábado de tráfico pesado, tanto en las calles como dentro de las tiendas departamentales, con empleados apenas dándose abasto para atender a toda la clientela y explicarles no solamente las diferencias entre una pantalla de Plasma, Lcd o Led, sino también las complicadas promociones que algunas tiendas armaron para este fin de semana, mezclando cupones con mensualidades sin intereses; o aclararles que Los Beatles nunca grabaron un álbum llamado Apple, exclusivamente para ITunes (caso verídico, yo estaba junto a la susodicha que hizo la pregunta, riendo para mis adentros).

Curioso fin de semana, donde hay que aplaudir los esfuerzos de la pequeña y mediana empresa, que lograron presentar descuentos dignos de ser aprovechados, a diferencia de las grandes cadenas, que buscaron disfrazar su incapacidad o renuencia para dar estas ofertas, dando plazos de 18 meses sin intereses o el doble de puntos virtuales en sus tarjetas particulares.


Agradeceré muchas cosas este próximo jueves, ante la cena de Día de Gracias: Mi familia, los amigos, las personas cercanas a mi vida, mis compañeros de trabajo, los lectores que siguen Reino Geek y en particular esta columna, la misma cena y mi nueva batería recargable para mi control de X Box

Y por supuesto, también gracias por todo el pescado.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...