domingo, 21 de diciembre de 2014

Middle Age Freak: Comienza la carrera (I)…


Cuando éramos niños, al menos lo que tenemos alrededor de 30 años o más, realmente no hacíamos conciencia de lo frecuente de las transmisiones de algunos comerciales de televisión, especialmente sobre juguetes y durante los últimos meses del año. Solo estábamos interesados en que llegara la Navidad o el Día de Reyes y esperar que, debajo el árbol, estuvieran los regalos que pedimos con tanto fervor. Pero conforme pasan los años, nos vamos dando cuenta de cómo la publicidad de juguetes y otros productos aumentan durante estos meses. Y de repente llega el día en que vemos los comerciales de televisión, las decoraciones de las tiendas y sus exhibiciones exclusivas para juguetes, para finalmente decirnos a nosotros mismos que la Navidad llega más temprano cada año.


Pero no es que la Navidad llegue antes. Lo que empieza para todos es una carrera en la cual participamos y se nos olvida arrancar cuando vemos las primeras señales de salida; cuando las tiendas de ultramarinos empiezan a recibir sus primeros encargos de bacalao, o las granjas empiezan a vender sus primeros pavos u otras aves de corral. Las revistas de cocina y actividades manuales lanzan sus ediciones especiales con tema navideño, e igual sucede con los canales de televisión que abordan los mismos temas. Los almacenes anuncian sus planes para apartado de juguetes y electrónicos, además de que ponen a la venta los adornos e instrumentos decorados con motivos decembrinos. Para otros la época navideña empieza cuando aparecen los Wiwichus de Pepsi y los osos polares de Coca-Cola.

Estos días, antes del inicio de las Posadas, pueden ser ideales para trazar los planes para fin de año, de manera impecable: Planear dónde pasar las cenas de Navidad y Año Nuevo; o si se desea evadir a la familia, organizar una salida a un destino turístico más cálido; cubrir los apartados para los juguetes de los hijos o sobrinos, o para nuestros propios juguetes de adultos, como una pantalla LED, un reproductor Blu Ray o un PS3 (que para muchos es lo mismo); presupuestar los gastos para el fin de año, incluyendo el esperado aguinaldo; planear los envíos de tarjetas (físicas o virtuales) a familiares y amigos; y practicar y escoger las recetas que vamos a preparar, si somos tan osados como para adueñarnos de la cocina.


Sí, todo eso sería ideal, pero ocurre que en lugar de esa sana previsión, iremos por la calle y los centros comerciales, repudiando que las tiendas busquen mejorar sus ventas con tan sólo colocar sus adornos y publicidad navideña, apenas iniciando noviembre. Por eso mismo, también consideramos que tenemos casi dos meses para planear todo el fin de año y que solamente debemos empezar a preocuparnos cuando llegue el 12 de diciembre, arrancando oficialmente el famoso maratón Guadalupe-Reyes, sin un previo calentamiento.

Pasaremos noviembre sin mayores preocupaciones o previsiones. Sin siquiera tomar nota sobre los juguetes que les interesen más a nuestros niños, o sobre dónde cenaremos esas noches de fiesta. Y cuando empiecen las Posadas aceleraremos intempestivamente, buscando llegar con gracia a estas fechas, para demostrarles a otros y a nosotros mismos que la Navidad y el Año Nuevo no puede más que nosotros.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...