jueves, 13 de noviembre de 2014

Middle Age Freak: Camcorder Guy (III): La nueva generación

 

Tal como escribí hace un par de semanas, la grabación y edición de videos caseros fue una afición que practiqué muchos años y que paulatinamente fui delegando cuando otras responsabilidades absorbieron mi tiempo. Mis cámaras de video fueron quedando relegadas dentro del morral que orgullosamente había comprado para llevarla siempre conmigo, y las decenas de cintas de 8 milímetros o VHS dentro de cajas de cartón, ambas en el fondo del ropero. Finalmente todas estas cosas materiales se convirtieron en parte de unos buenos recuerdos que siguen acompañándome hasta la fecha.

Fue entonces, hace un par de años, que descubrí You Tube. Y no lo digo como quien descubre el hilo negro de los videos en Internet, pues ya conocía este sitio desde antes. Digo que lo descubrí más en el sentido de alguien que un día ve un video particular de algún vlogger, un capítulo de una serie en línea o simplemente un video insólito capturado en el momento preciso, y se dice así mismo; “yo puedo hacer eso”.


De repente tenemos el renacimiento de una afición, que si bien no estaba propiamente muerta (siempre habrá necesidad de documentar algo con una cámara de video), sí podemos decir que superó sus propios límites e impuso nuevos estándares que siguen dando pie a polémica, gracias en mayor parte a la proliferación de teléfonos celulares con funciones de cámara fotográfica y de video, o la producción de handycams cada vez más pequeñas y funcionales, considerando además la versatilidad de los formatos digitales por encima de las cintas magnéticas, junto con la accesibilidad de los programas de edición para computadora.

Surgen entonces conceptos como videos blogger (vlogger), virales o webshows. El video-aficionado se convierte en líder de opinión al dar su parecer sobre determinado tema, midiendo su popularidad e influencia por la cantidad de suscriptores a su canal o de vistas a sus videos. Se convierten en reporteros involuntarios e incluso generan conflictos con los medios de comunicación al tomar atribuciones que podrían o no corresponderles, pues las regulaciones hacia esta nueva generación de video-aficionados siguen siendo muy ambiguas. ¿Cómo impedirles tomar, con su teléfono celular, video de un concierto, un acto público o a una celebridad fuera de los escenarios?


El video-aficionado de esta era adquiere (proponiéndoselo o no) nuevas dimensiones dentro de su actividad, las cuales encara desde el momento en que elige su cámara de video: si busca general material de óptima calidad para entretenimiento personal o familiar, con una edición elaborada y un resultado óptimo, buscará camcorders más desarrolladas. Si busca estar preparado en todo momento para capturar video, procesarlo inmediatamente e incluso subirlo a la red en cuestión de minutos, entonces optará por handycams o incluso un teléfono celular que le permita grabar en HD, editarlo directamente en él y subirlo a la red, todo sin abandonar el lugar de los hechos.

Puedo decir que abandoné mi vieja cámara de video cuando viajé por primea vez a Guadalajara, para la Feria Internacional del Libro. Tuve que decidir si llevaba mi cámara fotográfica y la de video o solamente una. Me decidí por la fotográfica pues también grababa video de calidad aceptable y era mucho más liviana. En el transcurso del viaje, viendo lo sencillo que era manejar en la computadora el video que había tomado ese mismo día y poder subirlo a Internet en cuestión de minutos, supe que no volvería a usar mi vieja cámara de video.


La fiebre había vuelto. Actualmente no salgo de casa sin esa cámara o con el celular debidamente preparado. Regreso después para descargar en la computadora el material, revisarlo y editarlo para finalmente subirlo a mi cuenta de You Tube, compartiendo mis actualizaciones a través de otras redes sociales, respondiendo los comentarios que me hacen y pensando cómo hacer nuevos y mejores videos.

Lo único triste de esta situación es que, desde entonces, no me he dado tiempo para ver los canales de video que antes seguía fielmente. Pero eso sí, ya estoy viendo opciones para sustituir mi cámara de video a fines de este año.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...