viernes, 31 de octubre de 2014

Viernes Retro: Halloween


Eran mediados de los años 70 y el género de horror en el cine se veía beneficiado con películas como The Texas Chain Saw Massacre y Black Christmas, que empezaban a marcar pautas y un público para las mismas. Pero fue hasta 1978 que el cineasta John Carpenter presentó una película que tomaría los recursos ya existentes y establecería nuevos, convirtiéndose en un clásico de culto dentro del género de terror y un ejemplo a seguir desde entonces… Halloween.




Halloween es la historia del perturbado Michael Myers, quien a los seis años asesinó a su hermana mayor durante la noche de Halloween. Luego de quince años recluido en un hospital psiquiátrico y bajo el cuidado del Dr. Sam Loomis, Myers escapa de la institución para regresar a su hogar, en el pequeño pueblo de Haddonfiel, Illinois, y seguir con asuntos que dejó pendientes esa fatídica noche.

Halloween es la tercera película en la filmografía de Carpenter, luego de Dark Star (1974) y Assault on Precint 13 (1976), filmes que llamaron la atención de los productores Irwin Yablans y Moustapha Akkad para invitar a Carpenter a desarrollar el proyecto de una película sobre un demente asesino de niñeras. Carpenter y Debra Hill (su novia aquel entonces) empezaron a trabajar el borrador de una historia que llamaron El Asesino de Niñeras, hasta que Yablans sugirió acertadamente ambientar la historia la noche del 31 de octubre y llamarla Halloween.



Como muchas producciones de cine de terror, Halloween fue una realización prácticamente independiente, realizadas con inversiones privadas y que tuvo muchos conflictos desde su inicio, como un presupuesto y calendarios de producción apretados, locaciones reducidas, problemas para representar un clima otoñal a mediados de primavera y la necesidad de improvisar utilería. Por ejemplo, la emblemática máscara de Michael Myers se realizó a partir de una del Capitán Kirk, de la serie de televisión Star Trek. El diseñador de producción, Tommy Lee Wallace, la pintó totalmente de blanco y abrió más la abertura de los ojos.

La producción, por su limitado presupuesto, también tuvo problemas para concretar su elenco. Los actores Donald Pleasence (Dr. Sam Loomis) y la entonces debutante Jamie Lee Curtis (Laurie Strode) nunca fueron las primeras opciones para interpretar a sus respectivos personajes, aunque Curtis, por su actuación, se ganaría el título de la primera gran Scream Queen del cine de terror. Por su parte, Michael Myers fue interpretado por Nick Castle, amigo personal de Carpenter y quien recibía el simbólico pago de 25 dólares al día.



A diferencia de otras películas de su género, Halloween no recurre a la violencia o el gore excesivo, apoyándose más en un hábil trabajo de iluminación para acentuar la presencia de Michael Myers y la tensión que provoca en sus víctimas y en el espectador, lo que Carpenter también logra de varias maneras, ya fuera empleando tomas desde la perspectiva del asesino; indicaciones de dirección muy escuetas hacia sus actores; el monólogo y otros diálogos que escribió específicamente para el personaje de Sam Loomis; y el score musical que el propio Carpenter compuso e interpretó, utilizando únicamente un piano.



Halloween se estrenó en los días previos al 31 de octubre de 1978, en varias ciudades de E. U., logrando en este primer ciclo de exhibición un ingreso de más de 40 millones de dólares (que más tarde se volverían 70, a nivel internacional), superando con creces su presupuesto de 325 mil dólares. Desde entonces Halloween ha sentado las bases y se le considera el punto de partida para el boom que tuvo el cine de horror de asesinos slashers, durante la década de los 80, y mucha de su influencia siguió haciéndose presente en años posteriores e incluso en la actualidad. Creadores y directores de películas como Nightmare on Elm Street y Friday The 13th reconocen que sus muchas de sus ideas y recursos provienen del trabajo que mostró Carpenter en esta película, cuyo éxito generó una franquicia de siete secuelas (siendo Halloween II la más exitosa y aplaudida dentro de la serie) y un remake realizado por el cineasta y músico Rob Zombie.



Y es que Halloween ha recibido múltiples lecturas a lo largo de su historia. Para unos es una cinta que promueve la misoginia por el trato hacia los personajes femeninos, mientras que para otros es una de las primeras que empleó el concepto de heroína sobreviviente. Algunos la consideran una burla hacia la falsa seguridad que ofrecen las comunidades suburbanas mientras otros señalan una crítica hacia la falta de valores de la juventud de la época y actividades como el sexo premarital o  el consumo de alcohol y drogas. Su valor cultural y estético es tan importante que en el año 2006 fue escogida para ser preservada en el Registro Nacional de Películas de E. U., en la Librería del Congreso,

Particularmente creo que Halloween va mucho más allá de una mera película de terror. Es una historia sobre las fuerzas del bien luchando contra un mal indestructible y la crónica del nacimiento de una leyenda urbana, lo que queda asentado en el emblemático final de la cinta, que ha fijado en piedra el camino para las próximas generaciones de cineastas que deseen aterrarnos en nuestros asientos.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...