martes, 31 de diciembre de 2013

Los Otros 52, 20a Semana. "Cuatro Mil Setecientos Cinco"

Billetes

CUATRO MIL SETECIENTOS CINCO

Ángel Zuare

La fila del banco avanzó un turno.

Quinientos pesos para el mantenimiento del edificio. Aparte otros doscientos para Marta.

Tendré que preguntarle si puede venir el fin de año, al menos para barrer el departamento. Dicen que es de buena suerte barrer tu casa el último día del año… ¿O es barrer hacia afuera cuando dan las doce? Como sea, el lugar está hecho un asco de cualquier forma.

Doscientos veinticuatro para la luz.

Tengo que acostumbrarme a desconectar una lámpara de la sala, o ajustar el apagador para que enciendan por separado. Además hay que desconectar todos los cargadores de los gadgets cuando no los esté usando… O tal vez vender el Play, definitivamente…

Ciento cuarenta y dos del recibo de gas. Noventa y ocho para el del agua.

Tal vez Raymundo quiera comprarlo todavía. Pero si pretende pagármelo en abonos de treinta pesos al mes, mejor lo mando al carajo…


La fila del banco avanzó dos lugares. Doscientos veintisiete para el pago de predial.

Quizá lo anuncie por Mercado Libre o algo así… O en última instancia pego volantes en los postes, a la chingada…

Trescientos noventa y ocho para teléfono e Internet.

Debería hablarle a papá y saber cómo les va por allá. Las noticias dicen que el crimen va a la alza, pero no parece importarle. Creo que está más preocupado por mí…

Doscientos treinta y nueve pesos con noventa centavos para televisión por cable.

… ¿De verdad lo necesito? Ni siguiera veo la televisión, todo lo puedo descargar de Internet.

Menos doscientos treinta y nueve pesos con noventa centavos de la televisión por cable. Mil doscientos setenta y siete de la tarjeta de crédito. La fila avanzó un turno

Fueron muchos regalos y todavía hay que enviarlos. El próximo año les mandaré tarjetas, es un hecho. Ni siquiera pasaré con ellos otra cena familiar. Mejor me quedo en casa viendo televisión…

Doscientos treinta y nueve pesos con noventa centavos para televisión por cable. Mil cuatrocientos de la renta de la bodega…

Bueno, ahora que regrese puedo pasar por la bodega y tal vez…

La fila avanzó un turno.

Esperen un momento… ¿Dónde quedó? Aquí esta… Si, es el recibo de la renta de la bodega… Dios mío, venció hace un mes…

El contador de la fila le dio su turno y el número de caja a la que debía pasar.

No, no puede ser… Deben dar algún tiempo de tolerancia, no se atreverían a… Espera, ¿no hablaron ayer por teléfono? Eve tomó la llamada, ¿por qué no me avisó..?

Con un ademan la cajera le indica que pase con ella.

No se atreverían a abrir la bodega para sacar su contenido sin intentar avisarme al menos dos veces… O tal vez por eso resultó tan fácil y barato alquilarla… ¡Dios mío, no se atreverían..!

El cliente tras él lo golpea ligeramente en la espalda con su mano, para apresurarlo.

Debo ir a la bodega… O tal vez mejor les llame primero… Pero debo pagar la renta vencida antes de que…

El estruendo de un estallido resonó en el interior del banco y el suelo se cimbró por un momento, derribando a varios clientes en la fila. Desde las ventanas algunos alcanzaron a ver una densa nube de polvo, aproximadamente a siete cuadras de distancia, junto con un enorme bulto oscuro que se movía entre la misma.


Antes que la electricidad fallara en toda la zona, Las cámaras de seguridad del banco alcanzaron a grabar cómo el cliente al frente de la fila se puso de pie y salió a toda prisa del lugar, dejando tras él un par de billetes de quinientos pesos y varios documento, incluyendo un recibo vencido por la renta de una bodega a pocas cuadras del lugar, y otro por el servicio de televisión por cable.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...