lunes, 26 de noviembre de 2012

Middle Age Freak: Zombies a la Alza




Publicado originalmente en Cultura Cómic (2 noviembre 2010)
 
Cuando escuché por primera vez acerca de la zombie walk, en realidad no la tomé en serio. Pensé que no eran más que un pequeño grupo de aficionados a las películas de zombies a quienes se les ocurrió un día caracterizarse como tales para luego salir a tomar las calles centrales de su respectiva ciudad. Pero la semana pasada comprendí dos cosas: Que estos aficionados (como los mismos zombies) son más numerosos de lo que imaginaba y que en últimamente el zombie se ha cotizado como un grandioso y confiable activo en la industria del entretenimiento.



El siglo XX vio nacer dos grandiosos aspectos de la cultura popular norteamericana: El jazz dentro de la música y el zombie para la mitología del terror contemporáneo, junto con el horror cósmico lovecraftiano. Todas estas manifestaciones nacieron íntegramente en Estados Unidos, recibiendo poca o nula influencia de fuentes extranjeras.

El zombie en particular se convirtió en un monstruo innovador dentro del género cinematográfico que lo vio nacer: Una criatura que violaba la ley natural absoluta sobre la vida, que recurría a la práctica instintiva del canibalismo, carente de propósito o malicia y cuya fuerza se encontraba en las cantidades. Tras decenas de películas, literatura, interpretaciones y revisiones podemos afirmar que en los últimos diez años el zombie ha alcanzado una popularidad sin precedente en comparación con algún otro monstruo, exceptuando tal vez el vampiro.

La primera zombie walk registrada como tal se dio en Sacramento, California, en el 2001 y como parte de la promoción de un festival cinematográfico de horror. Desde entonces se ha celebrado anualmente ahí y en otras ciudades de Estados Unidos y el resto del mundo, incluyendo desde hace cuatro años México y próximamente en ciudades como Veracruz, Monterrey y Guadalajara, expendiéndose así como el mismo horror que representan.

Independientemente de los records obtenidos en asistencia (cuatro mil en Seatle hace poco y seis mil la semana pasada, en México), me sorprende de este evento el aumento progresivo de asistentes, su penetración en medios masivos de comunicación e incluso que empiecen a ser considerados como actividades culturales y foros de difusión comercial, refiriéndome a los carteles de Walking Dead que encabezaban la marcha.

Esto nos lleva a la nueva serie de Fox, basada en el comic de Robert Kirkman, Tony Moore y Charlie Adlard, que además es el debut del zombie como protagonista de una serie de televisión. Este es el más reciente eslabón de una cadena que incluye los videojuegos de Resident Evil, las películas más recientes de George Romero y las nuevas versiones de sus clásicos, la reinterpretación de este mito por parte de Danny Boyle en su cinta 28 Días Después, festivales cinematográficos como el Macabro o el Mórbido, comics como Marvel Zombies y el mismo Walking Dead, películas independientes o grandes producciones, parodias y documentales falsos. Todo forma parte del surgimiento del zombie no sólo como una criatura de terror innovadora, sino como un producto que puede tener alto valor comercial y que empieza a ser considerado como tal.

Si se tratara de acciones bursátiles, podríamos encontrarlas bajo la nueva empresa Zombies Des-Incorporated.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...