lunes, 15 de abril de 2013

Middle Age Freak: Tiendas, changarros y bazares (III)



 Publicado originalmente en Reino Geek (14 de marzo de 2011)


Le decíamos de cariño El Castillo y lo ubicábamos porque estaba en el interior de la Plaza Trico, llamada así por la enorme panificadora que dominaba la esquina de Félix Cuevas y Universidad. Si a pesar de eso alguien tenía problemas para localizarlo, el gigantesco mural de Superman, pintado sobre la pared exterior de un edificio residencial vecino, era toda la referencia que necesitaba.

Recuerdo haber estado en Comics S. A. el día que supe de la existencia de Comicastle. Había buscado, sin éxito, determinado cómic cuando uno de los clientes me dijo:
Puedes ir a la otra tienda.
¿Cuál otra?
La que está a dos cuadras.


Imposible creer tanta suerte. Mis amigos y yo recorrimos Avenida Universidad, desde la estación del metro Coyoacán y hasta Zapata. Nos perdimos un momento alrededor de Plaza Trico antes de entender que la entrada al Castillo era por el estacionamiento interno.

Comicastle desde que la conocí, era la tienda más grande de comics y productos relacionados, tanto por su variedad como por las dimensiones del local. Algunos creen que el nombre de la tienda provino del acabado tipo enladrillado en los muros de Plaza Trico, dándole al interior un aspecto casi rústico.

La mayor impresión que tengo del Castillo era su grandeza, y no hablo de prestigio o superioridad comercial, sino de sus dimensiones físicas y surtido de mercancía, que llegaba a ser hasta 50% mayor que el resto de las tiendas de la Ciudad de México que estuvieron en auge durante los años 90. Incluso no podía decir que estaba en Comicastle cuando llegué a visitar sus sucursales en Ciudad Satélite, Acoxpa o Guadalajara, tiendas de espacios regulares. El Castle, el Castillo, era el de Plaza Trico, donde no podías revisar todo el back issue en menos de dos horas; donde los libros llenaban los estantes del suelo al techo; donde los muros más altos se hallaban tapizados con ejemplares de colección, carteles y su famosa cabeza de dragón rojo hecha en látex, que parecía custodiar el interior de la tienda y capturaba inevitablemente la atención de aquellos que la visitaban por primera vez.


También recuerdo el día que llegaban los comics nuevos. La tarde de cada jueves la mesa donde se ponían dichos comics se cerraba al público con una gruesa cortina roja. Y mientras los empleados preparaban los comics nuevos y separaban las suscripciones, los clientes llegábamos y fingíamos estar ocupados viendo cualquier otra cosa, para luego acercarnos furtivamente para echar un vistazo a través de las cortinas. Cuando finalmente la retiraban toda la clientela de la tienda se concentraba en esa zona, revisando los ejemplares, preguntando en el mostrador por sus suscripciones o sólo para leer los comics más recientes, pues nunca había dinero para comprar todos los que uno quería.

Comicastle fue el punto de referencia que muchos tuvimos para comprender como nos estaban afectando los infames errores de diciembre, pues la tienda pegaba en una pared el listado semanal de las novedades y su costo, con el valor de cambio del dólar actualizado. Así todos vimos escalar el dólar desde los seis pesos hasta los 15, antes estabilizarse alrededor de los once. Años difíciles a los que, sin embargo, Comicastle sobrevivió.

Por varias razones (ciertas o rumoradas) Comicastle finalmente abandonó su sitio de años en Plaza Trico y se movió dos cuadras sobre Félix Cuevas, transformándose ahora en Fantástico y acomodándose en un espacio de casi la mitad de lo que estábamos acostumbrados. Muchos consideran este un paso inevitable o necesario en la historia de Comicastle, o incluso se engañan diciendo que está mejor que nunca.

En cambio yo creo que Comicastle ha muerto y que Fantástico deberá forjarse su propia historia en un panorama de incertidumbre ante una economía precaria y un público joven poco interesado en comics actualmente, y que ya no se inquietan con facilidad ante la mirada (me atrevo a decir triste) de una cabeza de dragón rojo que todavía los recibe en la entrada.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...