miércoles, 5 de diciembre de 2012

Middle Age Freak; Sólo para Playstation 2




Publicado originalmente en Reino Geek (17 enero 2011)

La semana pasada me ocurrió algo bastante simpático (al menos eso quiero creer): matando tiempo en una tienda de videojuegos dentro de un centro comercial, tuve la sorpresa de encontrar una copia de God of War II a menos de 200 pesos. El mismo juego, todavía en diciembre del año pasado, no lo encontraba a menos de 350. Pensando que se trataba de algún error de etiquetado me acerqué al dependiente para preguntarle si aquel era el verdadero precio del juego.


Sí, eso es lo que cuesta, me respondió. Pero está rebajado porque solamente es para el Play 2.

Lo que siguió a esto fue un silencio incómodo marca Kuzco entre ambos, esquivando nuestras miradas mientras esperábamos que el otro dijera algo. Recuerdo que entonces pensé: Debería enojarme, creo que me acaba de decir retrógrado. Posiblemente él, por su parte, pensaba: Creo que acabo de insultar a un cliente…

Pero la verdad estaba dicha: Aquel era un juego para Playstation 2, un sistema que las tiendas están liquidando con celeridad para dar paso a consolas superiores.

Pienso que entre los momentos más interesantes en la vida de un gamer está el ser testigo de cuando su sistema de videojuegos favoritos es superado por la próxima edición de consolas que vienen tras él. Y además creo que la misma situación puede aplicarse a todo aspecto de la tecnología: Computadoras, celulares, televisión, música, video-home, fotografía, cine, escojan uno.

Últimamente estas transiciones tecnológicas han sido más aceleradas. Recuerdo que el cambio del sistema Beta al VHS tomó poco menos de una década, mientras que el cambio del DVD al Bluray podría concretarse en menos de cinco años. Entonces surge la resistencia; personas que piensan y juran que seguirán usando sus viejas cintas de audio y video y leyendo comics o libros impresos. Pero hay que ser sinceros; en mi caso puedo decir que, desde que puedo transformar mi música en MP3, grabar video directamente en DVD o una tarjeta de memoria o comprar series de televisión en DVD, no he vuelto a tocar una cinta magnética ni por error. Los comics ya los leo en la computadora mediante readers y ya estoy analizando que lector de libros digitales me gustaría adquirir.

Vale aclarar que no estoy en contra del avance de la tecnología en los campos del entretenimiento. Más bien pienso que el apagón analógico en México se ha retrasado demasiado, en comparación con otros países. Aunque aplaudo la permanencia de algunos medios tecnológicos que siguen consumiéndose con mediana o alta intensidad: El CD, el DVD, los teléfonos celulares o el IPod, por ejemplo y a comparación de otros que desaparecieron casi tan pronto como llegaron: El laser disc, el beeper, las unidades zip para computadoras o el sistema Advantix para fotografía.

No, lo que me altera en estos casos es la sorpresa con que los cambios se dan en situaciones particulares, llegando sin previo aviso y sin nadie a quien culpar más que a nosotros por no estar ni medianamente preparados para ellos. Por dar un ejemplo, cuando el editor de Súper Comics aceptó mi primer trabajo se lo entregué muy orgulloso en un disco de 3.5, cuando su computadora era un modelo que sólo aceptaba USB. Me vi obligado esa misma tarde a buscar una memoria flash, gastando más de 600 pesos por una de 128 megas, la de mayor capacidad aquel entonces.

Ya sólo nos queda guardar con mucho cariño nuestra vieja Palm o NES para no volver a usarlos. En cambio emplearemos emuladores de Nintendo o Sega dentro de smartphones que a su vez cumplirán todas las necesidades de los que requieran una PDA. Compraremos DVD vírgenes con serigrafiados que evocarán los viejos discos de acetato o antologías de música, películas o videojuegos clásicos en sistemas más avanzados.

Con este pensamiento en mente finalmente compré el God of War II. Por encima de todo, sé que pasaría un buen rato con ese juego antes de guardarlo indefinidamente. Posiblemente lo jugaría de nuevo años más tarde, con algún emulador para computadora o como parte de una antología. Pensamientos positivos que tenía mientras le pagaba al dependiente, quien de manera inocente sólo me dijo:

¿Para Playstation 2? ¿Está seguro?

Todo mi optimismo se fue al demonio.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...