miércoles, 16 de agosto de 2017

Middle Age Freak: Por el Gusto de Verte Jugar

  
Déjenme ponerlos en antecedentes: hace una semana un amigo me compartió por Internet un video de YouTube que mostraba el speedrun de un jugador que pudo completar el videojuego Megaman X 4, de principio a fin, en menos de cuarenta y cinco minutos. El video —en una pantalla dividida —mostraba la captura del juego en tiempo real, los contadores de tiempo divididos por nivel y una toma general del salón donde se llevó a cabo la hazaña, como parte de un evento con fines altruistas y con un público presente que vitoreó de alegría cuando Sigma, último enemigo del nivel final fue destruido y los contadores se detuvieron, dejando la marca oficial en cuarenta y cuatro minutos, cuarenta y cuatro segundos.



Acabar Megaman X 4 en menos de una hora es impresionante, lo sé por experiencia, mi record personal es casi del doble de tiempo, aunque, realmente, este no ha sido el speedrun más impresionante que he visto: tenemos aquellos donde se acaba el clásico Super Mario Bros. en menos de cinco minutos o el Super Mario Bros. 3 en diez; el Legend of Zelda en menos de treinta o el Chrono Trigger en menos de tres horas.



Y esto es hablando de los speedruns, donde se intenta terminar un juego en el menor tiempo posible, estableciendo en algunos casos records de carácter mundial, pero también están aquellos jugadores que suben sus videos jugando Ninja Gaiden, Final Fight o Castlevania en boss rush mode (combatiendo sólo contra los jefes de cada nivel) sin sufrir ningún daño, o quienes juegan Contra sin utilizar ningún arma que no sea la que tienen de default.



Considero que esta tendencia de gameplays ya no se trata sólo de mostrar cómo jugar un videojuego, digno propósito de los primeros walkthroughs, tutoriales que aparecieron en YouTube hace muchos años. Realmente muchos solo pudimos completar el % 200.6 del Castlevania: Symphony Of The Night o reunir todos los secretos del Acertijo en Batman Arham City luego de que alguien nos mostrara cómo hacerlo. Y está por demás mencionar que estos videos también mostraron la primera gran laguna legal de YouTube, consiguiendo que Google les permitiera existir como parte del proceso de difusión de la información, por encima de cualquier reclamo de derechos de autor que esgrimieran las compañías. ¿Recuerdan cuando Nintendo quiso quitar todo gameplay de sus juegos de YouTube? ¿Recuerdan cómo nos reímos entonces?

Pero ahora parece que esta tendencia consiste en ver a alguien más jugar: verlo sortear con maestría los mismos obstáculos y trampas que nos quebraron la cabeza, los nervios y las manos en su momento, convirtiéndose en un inesperado placer y entretenimiento el ver a un desconocido jugar con habilidad algún videojuego, ya fuera de manera natural, con uso de glitches o bajo alguna característica insólita, como los videos de Mario Party o Mario Kart donde Luigi gana haciendo absolutamente nada.



Y cuando los videojuegos se volvieron más cinemáticos no tardó mucho tiempo para que alguien armara las películas de God Of War, South Park; The Stick Of Truth, Silent Hill o Resident Evil, uniendo en un solo video todos los cinema display y cutscenes presentados a lo largo del juego. Los más elaborados incluyendo, además, fragmentos de gameplay, avances o intros que elevaban esta experiencia al nivel de una auténtica película o, en su defecto, al de una machinima bien elaborada.



Tal vez más de uno se pregunte, ahora, si esto no es más bien un símbolo de mediocridad, donde algunos ya no disfrutan tanto el jugar estos juegos, pero sí el ver a alguien más hacerlo con una habilidad, rapidez y coordinación mano-ojo casi sobrenatural; donde nos sentamos por más de dos horas para ver la película de un juego que, honestamente, no vamos a comprar y mucho menos jugar, o para ver si realmente dos personas pueden coordinarse para acabar Battletoads sin matarse mutuamente. Tal vez se les critique entonces por convertirse voluntariamente en espectadores pasivos en una actividad que requiere cierto nivel de participación.



Quizá lo sea, pero entonces recuerdo un meme que vi la misma tarde que el speedrun de Megaman X 4: un hombre le pregunta a otro lo que está haciendo y este le responde que está viendo un gameplay en YouTube por el mero gusto de hacerlo. El primer hombre se aleja con un gesto despectivo, pensando en lo absurdo que se ve su amigo viendo a otra persona realizar aquella actividad que tanto le gusta. Acto seguido, sin darle mayor importancia, el hombre regresa a ver un partido de fútbol en la televisión.


Todo esto, tras reflexionarlo profundamente, sabiendo lo que sé ahora y lo que sabía antes, me deja una pregunta en la cabeza: ¿En cuánto tiempo me tomaría acabar ahora el Megaman X 4?
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...