miércoles, 8 de marzo de 2017

Split


Hay algunas cosas y situaciones que me gusta describir como accidentes de carretera; estás consiente de que son terribles, pero, realmente, no puedes dejar de verlos. Y las películas de M. Night Shyamalan entran en esta clasificación para mí. Y es que, desde hace varios años, el trabajo de este realizador, luego de su portentoso éxito The Sixth Sense, presentó un declive constante y mucho más pronunciado con sus últimos trabajos: After Earth, The Happening y Lady in The Water. Curiosamente The Visit es una película mejor realizada, pero que no destacó en su periodo de exhibición, mientras que  The Last Airbender es un punto y aparte, más un producto defectuoso desde pre-producción que una mala película de su director.

Sin embargo, no dejo de estar atento a su trabajo ni pierdo oportunidad de verlo, pues sus recursos como narrador cinematográfico continúan siendo atractivos –a pesar del abuso de los mismos -, aunque sus habilidades de guionista siguen siendo cuestionables, en gran parte por su constante recurso al twist o giro de tuerca, empleado más como un recurso para sorprender superficialmente a su audiencia que como un elemento de desarrollo verosímil para sus historias.

Y luego llegó Split.




El argumento general de esta historia -un psicópata que desarrolla múltiples personalidades- no es el más original de la industria (los remito a Raising Cain, de Brian de Palma, un filme maravilloso bajo la misma temática), pero sí podemos afirmar que este es un afortunado regreso del director a un cine mejor elaborado y realizado como un producto único y en perfecta comunión entre imagen e historia. No deja de presentar algunos defectos que han marcado la carrera de Shyamalan (cierta incapacidad para emplear a sus actores de carácter, abuso de primeros planos en tomas de objetos y empleo de determinada gama de colores), pero no sobrepasan la concepción de un argumento bien desarrollado y un twist que, finalmente, sirve para acceder a una faceta vedada en las vidas de protagonista y antagonista, permitiéndonos conocerlos más íntimamente dentro de un marco establecido, en lugar de alterarlo bruscamente con una sorpresa. En cambio nos ofrece un inesperado vínculo con sus trabajos anteriores y que nos deja preguntándonos por sus planes a futuro y si la idea que -como espectadores y seguidores de su trabajo- empezamos a generar en nuestras mentes, realmente pudiera ser realizada.

M. Night Shyamalan está todavía muy lejos de volver a ser considerado un director innovador y de prestigio como la crítica y la prensa lo vendió luego del éxito del Sexto Sentido, pero Split nos presenta un autor que aún tiene recursos que pueden encaminarlo en esa senda.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...