jueves, 30 de noviembre de 2017

Middle Age Freak: Hispacon 2017 - Visiones (2 de 2)


Autores de Visiones 2017
La Paradoja de Fermi, parafraseando la definición de nuestra amada Wikipedia, es la aparente contradicción que hay entre las estimaciones que afirman que hay una alta probabilidad de que existan otras civilizaciones inteligentes en el universo observable, y la ausencia de evidencia de las mismas. La Paradoja de Fermi es también, en un caso más reducido, el tema sobre el cual giró la antología Visiones de este año, publicada por la Asociación Española de Fantasía, Ciencia Ficción y Terror (AEFCFT) y de la cual tengo la fortuna y el honor de forma parte.


Como mencioné en la entrada anterior, la convocatoria para esta publicación cayó en mis manos con suficiente antelación para darme oportunidad no sólo de documentar y preparar un texto, revisarlo, someterlo a lecturas de prueba y volverlo a revisar antes de enviarlo, sino también de superar la duda acerca de si mi propuesta sería considerada, a sabiendas de que no soy un autor español, con la figurativa barrera cultura que eso impone (revisé la convocatoria cientos de veces y nunca encontré la limitante, pero mi duda persistía).



Desde 1992, la AEFCFT publica la antología de narrativa inédita Visiones, las cuales yo sólo conocía por comentarios de otros autores, investigadores o aficionados a la literatura de géneros en español. Lo que ignoraba hasta ahora era que dicha antología, por decisión del o los compiladores, podría o no versar sobre un tema específico que escogieran. Este año fue la Paradoja de Fermi.
Curiosamente, a finales de febrero de este año y poco antes de enterarme de la convocatoria de Visiones en el sitio web de la AEFCFT, se anunció públicamente el descubrimiento de siete exoplanetas alrededor de la estrella Trappist-1, de los cuales al menos tres tendrían altas probabilidades para albergar vida, lo que acerca más a la realidad el sueño de la colonización espacial. Entonces, tras haberme decidido a participar en la convocatoria, también había decidido dos cosas: uno, que la historia que escribiera se desarrollaría en alguno de estos planetas; dos, que nunca, en ninguna parte del texto, utilizaría las palabras paradoja y Fermi.


Escribir bajo fechas de entrega y temas determinados no me es ajeno. Quienes sigan este blog sabrán que pude escribir un cuento a la semana durante un año y una novela breve (o fragmento) al mes, pero no por eso este cuento, La Tormenta, fue menos difícil, especialmente por controlar algunos localismos, hacer fluir la explicación, esperar y considerar los  comentarios de mis lectores —a quienes agradezco profundamente el tiempo que se tomaron para leer y hacerme llegar sus opiniones —y finalmente obligarme a superar un obstáculo que ignoraba tener hasta ahora: mi incapacidad para usar correctamente el guión largo. Demonios, no podía mandar un texto para su dictamen a España si no sabía usar bien el guión largo.
Al mes de haber enviado el texto ya había recibido una respuesta afirmativa. Entonces la situación cayó con todo su peso sobre mi cabeza: yo, Ángel Zuare, iba a ser publicado, físicamente, en España. Tras procesar la idea, de haberme enterado de los planes de presentación del libro en la Hispacon próxima a realizarse y luego de tomar algunas consideraciones —de nuevo, descritas en la anterior entrada —decidí que quería presentarme, por lo menos para recoger el libro.


José Antonio Fideu (izq.) y David Luna (der.)

Este año los escritores José Antonio Fideu y David Luna fueron los antologadores de Visiones. Mentiría si dijera que conozco su trabajo, aunque se dio un caso curioso con David Luna: el día anterior a la presentación de Visiones compré y pedí que me firmara su novela Éxodo (o cómo salvar a la Reina), sin hacer conciencia de que era el mismo antologador de Visiones y quien me diría personalmente, al día siguiente, que él había sido el primer filtro en el proceso de selección de mi cuento. Esta foto de ambos fue de ese día donde yo no hice conciencia de quien era hasta la noche, de regreso en el hotel.


Con el libro finalmente entre mis manos (me habían dicho que existía una posibilidad de que los ejemplares no estuvieran listos para el domingo, haciendo crecer mi angustia) puedo confirmar que es un gran honor para mí que mi propuesta haya sido escogida junto a las de otros escritores talentosos, dignos de cualquier publicación especializada y de la filosofía editorial de J. W. Campbell; gran riqueza literaria y fuerte postura científica en el mismo texto.
¿Mi cuento favorito de este volumen? Fuera del factor emotivo que me insta a decir que el mío no quiero escoger solamente uno, pero Os recibimos con alegría, de María Angulo Ardoy; El bosque, de Pedro Pablo Enguita; Alien, de José Manuel Sala; Mariposas, de Juanjo Bazán; Fujino, Takane y Kanoko, de María Antonia Martí y Todo Comienza con O, de Maurizio Ferrero me han parecido relatos impresionantes dentro de sus propias temáticas cómicas, emocionales, históricas, trágicas y experimentales.

 María Angulo Ardoy, quien nos hizo grata compañía en el camino de regreso de Navacerrada a Madrid.
¿Cómo conseguir el libro, se preguntan? Honestamente no sé cómo podrían hacerse de uno fuera de España, otro punto que consideré para decidirme a viajar hasta allá. Posiblemente algunos sitios de Internet lo vendan —creo que había un sitio chileno que vendía antologías de los años pasados —, o tal vez se manejen copias digitales, pero en términos generales este viaje a España para atender la Hispacon me ha dejado mucho más que mis tres ejemplares de Visiones correspondientes por ser autor. Me ha permitido conocer el panorama de una industria creativa, sus métodos de trabajo y complicaciones, no muy diferentes a las que sufren otros creadores en países de habla hispana, américa latina e incluso de primer mundo. Me he acercado con gusto a una comunidad que sigue apostando por el libro impreso y métodos de antaño (radionovelas, revistas o libros interactivos), combinándolos con técnicas contemporáneas como la transmedia y la web 2.0, logrando resultados sorprendentes. También he descubierto que, como creadores, muchos escritores españoles y yo tenemos algunas características en común.

Por ejemplo, que muchos de los escritores publicados en Visiones también sufren para usar el guión largo. Dios maldiga al guión largo.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...